¿Por qué preferir un lubricante completamente sintético?

Con la tendencia hacia un diseño de vehículos y motores más eficientes, los fabricantes de equipos originales (OEM) están requiriendo cada vez más lubricantes sintéticos, ya sea en el motor o en la transmisión. Los sintéticos son conocidos por su rendimiento superior, lo que los hace muy adecuados para los vehículos modernos de hoy en día; sin embargo sabemos también que hoy más que nunca el tema del presupuesto es muy importante no solo dentro de nuestras compañías sino también en nuestro presupuesto familiar y/o personal.

Nadie puede con honestidad decir que despierta un día pensando ¡Qué bien hoy tengo que hacer el mantenimiento de mi auto!, sin embargo, es una de esas actividades que es mejor no olvidar y aunque no sea de nuestra lista de tareas favoritas, sin duda debe ser una de las prioritarias. A veces mal aplicamos el concepto de ahorro, no es un ahorro si a mediano plazo el “ahorrarnos” unos cuantos billetes hoy, más tarde signifique pagar el doble o el triple y en peores ocasiones mucho más de lo que nos hubiese costado realizar el mantenimiento a tiempo y con los productos adecuados.

Seguramente cuando escuchamos el termino aceite para motor Completamente Sintético lo primero que pensamos es debe ser carísimo, y probablemente si, probablemente costará un poco más que un aceite para motor mineral, sin embargo, los beneficios que obtendremos nos permitirán que en el mediano plazo ese extra que estuvimos dispuestos a pagar hoy, sea un ahorro mañana, así que déjenme contarles mejor cómo funciona y cuáles son las principales diferencias entre un aceite mineral y uno sintético, ¿ya las sabían?

1.    La principal diferencia entre estos dos tipos de aceite es la forma en la que se obtienen. En el caso del aceite mineral es a partir de la destilación y el refinamiento del propio petróleo. Podríamos decir que se encuentra justo después del gasóleo y antes de llegar al alquitrán. Esto supone que el 50% aproximadamente de un barril de crudo es aprovechable para fabricar lubricante.

Por el contrario, el aceite sintético se obtiene por la optimización molecular por síntesis química. Dicho de otra manera, se obtiene en un laboratorio mediante complejos procesos químicos con el objetivo de modificar las estructuras moleculares de la materia prima para adaptarla a las necesidades que se requieran en cada tipo de aceite. Digamos que son lubricantes hechos a medida.

2.    Los aceites minerales Havoline están formulado especialmente con tecnología avanzada de aditivos para proporcionar una protección continua contra el desgaste. Es decir:

  • Ayuda a mantener los motores limpios y funcionando durante más tiempo con hasta un 14 %más de control de depósitos en los pistones; y hasta un 8 % más control de sedimentos que el límite de GF-6.
  • Reduce considerablemente el desgaste del motor y protege los componentes esenciales. El potenciador especial brinda mayor protección contra el desgaste y la oxidación; hasta un 25 % menos desgaste relacionado con la fricción que el estándar del sector.

3.   En el caso del producto full sintético, el Havoline PRO DS, es un aceite premium formulado con bases grupo 3 completamente sintéticas con Deposit Shield® Technology; combinado con un potenciador de limpieza para brindar la máxima protección y prolongar el desempeño y la eficiencia del motor. También:

  • Conserva la economía de combustible hasta un 50% mejor que los estándares dexos1 Gen2 de GM.
  • Control insuperable de sedimentos hasta un 25% mejor que los límites de GF-6.
  • Control insuperable para combatir la descomposición del aceite relacionada con la temperatura y el espesamiento del aceite hasta un 76% mejor que los límites de GF-6.
  • Reduce el desgaste relacionado con la fricción de las partes esenciales del motor hasta un 25 % mejor que los límites de GF-6
  • Protección superior contra el desgaste producido por la corrosión de las partes esenciales del motor hasta un 64% mejor que los límites de GF-6
  • Rendimiento, aunque siempre se debe seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a intervalos de cambio de aceite y nivel de desempeño, un lubricante completamente sintético como el Havoline PRO DS te permitirá intervalos extendidos de cambio de aceite.
  • Mitiga de forma insuperable la pregnición a baja velocidad (LSPI) en motores de inyección directa turboalimentados para proteger las piezas esenciales del motor.

Podemos decir que el aceite mineral tiene una durabilidad menor a la del aceite sintético, ya que los aceites premium que cumplen con categorías más avanzadas usan bases sintéticas en su composición; por lo tanto, se debe cambiar con más frecuencia que la del aceite sintético. De manera que el costo podría ser proporcionalmente parecido si se hace una comparación entre la duración del sintético y del mineral.

4.    Resistencia a altas temperaturas. Hay que tomar en cuenta que el aceite mineral no tiene la misma estabilidad que un aceite sintético en altas temperaturas; este podría ser el factor más decisivo a la hora de recomendarlo o de tomar la decisión por el aceite mineral. Si necesitan un aceite económico y efectivo, pero para condiciones que no exijan excelente performance en altas temperaturas, recomiendo el aceite mineral; de lo contrario un aceite completamente sintético será su mejor opción.

Ahora si cuando llegue ese día no olvides tomar una decisión consiente de las necesidades de tu vehículo, y las recomendaciones del fabricante, y no te dejes llevar únicamente por el precio. ¿No sabes que producto Chevron puede funcionar para ti?, checa el seleccionador de productos y descubre cuál es el producto Chevron adecuado para tu motor. 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Estas a punto de dejar el sitio web de www.oilred.com e ingresar a Chevron Latinomarica