Menu

LO QUE DEBE SABER DEL ENCENDIDO DE LOS MOTORES

EL MOTOR NO PRENDE

Son varias las causas por las cuales el motor no arranca. Las dos principales, electricidad para que llegue chispa a las bujías, y gasolina para cargar los inyectores. Estas dos fallas en ocasiones van de la mano. En el caso de vehículos con carburador el paso del combustible es mecánico, pero en los carros con inyección el suministro de gasolina es eléctrico, entonces una falla de energía influye en el sistema de gasolina pues corta la bomba o el computador no se activa por bajo voltaje. Para saber si hay corriente, basta con poner un destornillador en el cable de la bujía y acercarlo a una parte metálica para que salte una chispa. ¡Ojo al corrientazo!

El DAÑO ELÉCTRICO

En los automóviles de hoy hay muchas cosas que se pueden afectar, pues el motor toma información de muchos puntos, la temperatura, las revoluciones, etc., y en cualquiera de esas señales puede estar la falla. Para hallar el problema, todo taller respetable tiene un escáner mediante el cual se puede guiar el mecánico para saber dónde está el problema o la falla, que puede ser un cable suelto, un fusible, suciedad en algún conector o un sensor averiado.

¿Y LAS BUJÍAS?

Muchas veces cambian las bujías sin ninguna razón técnica. Cuando una bujía falla hay un síntoma único: el motor pierde ese cilindro. Pero si se inactivan varias al mismo tiempo, el problema se debe a que un agente externo (aceite o gasolina) las empapa y aísla. Si es aceite, hay que reparar el motor, pero si es combustible se debe corregir la mezcla. El desgaste usual que tiene una bujía es la erosión de sus electrodos por el salto de chispa. Estos van perdiendo forma hasta que llega el momento que la chispa no salta. Basta con limarla y recalibrar la distancia, y la bujía vuelve a caminar. Cuando esa erosión es considerable, se da el caso de que el espacio entre los electrodos es muy grande y la chispa no tiene intensidad para saltar. Cuando la porcelana tiene fracturas es porque están muy viejas o fueron sobre apretadas con la copa de ajuste. Hoy las bujías pueden caminar sin problemas 50 mil kilómetros. Por consiguiente, muchas veces su cambio significa botar piezas aún con vida útil.

¿SERÁ LA BOMBA DE GASOLINA?

El 80 por ciento de los cambios de bomba de gasolina –que equivocadamente llaman pila– son innecesarios debido a un mal diagnóstico. La única forma de saber si está funcionando la bomba es tratar de oír que esté girando. Esto es posible hacerlo porque al girar la llave en el ‘switch’, a veces se alcanza a escuchar un pequeño ruido (zumbido) que proviene de la parte de atrás del automóvil, del fondo del tanque de gasolina, pues esta suele ir inmersa en el combustible. Este es normal. Pero si logra detectar ese ‘zumbido’ y éste es muy fuerte, algo anda mal y es probablemente un filtro tapado.
Cuando se está en la calle o en una carretera, la manera más fácil de saber si llega gasolina del tanque a los inyectores es desconectar una línea y dar arranque, pero tenga grandes precauciones y con un recipiente porque el caudal es muy alto y puede dar lugar a incendios. Valga decir que si se queda sin gasolina en un motor de inyección, no intente darle arranque, pues puede quemar la bomba, ya que esta se recalienta al no tener la gasolina que la mantiene a la temperatura usual de trabajo.

PROBLEMAS CON LOS INYECTORES

Para saber si están funcionando correctamente los inyectores, estos suenan. Su limpieza se suele hacer cuando tienen mucho kilometraje acumulado y se hace a través de una máquina de ultrasonido, en un sitio especializado, la cual a su vez establece si el inyector esta averiado o no. No los cambie solo por probar. Si hay dudas, lo correcto es instalar un manómetro de presión en la línea de llegada a la rampa de inyectores y probar en condiciones de marcha mínima y de carga, pues hay un regulador de la presión que se activa por el vacío del motor y este depende del número de revoluciones y de la cantidad de acelerador que esté abierta. En estas pruebas, lo que cambia es el caudal, la cantidad de gasolina, no la presión que es constante.

Fuente: EL TIEMPO, sección motor

 

Deja un comentario

Somos una compañía líder en distribución de lubricantes para vehículos, maquinaria y equipos, con los más altos estándares de calidad y respaldo; orientada al cliente, ética y austera, creativa, de aprendizaje continuo, conformada por un equipo empoderado, en donde el ser humano encuentra su sentido, realiza su máximo potencial y se le concibe en permanente proceso de desarrollo.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: